3 min

Cómo proteger tu privacidad en la navegación con una VPN

Conoce en este artículo cómo proteger tu navegación mediante el uso de una red VPN. Una herramienta muy útil para empresas y particulares.

¿Qué es eso de VPN?
¿Para qué sirve una VPN?
Desventajas de una conexión mediante VPN

¿Conoces eso que llaman la huella digital? Son los pasos que vas dando por Internet. Una información que puede ser muy valiosa para terceros. Para empresas, sí, pero también para otros usuarios con intenciones algo perniciosas. 

La privacidad, tanto en tu navegación diaria como en redes sociales, es uno de tus bienes más preciados. Y la cosa se multiplica cuando hablamos de las empresas, que manejan cierta información confidencial o crucial en su estrategia de mercado que puede verse seriamente amenazada. 

Existen muchas recomendaciones de cara a limitar esta huella digital y mejorar tu privacidad online. Sin duda, la mejor forma de conseguirlo es a través de una red VPN. 

¿Qué es eso de VPN?

VPN son las siglas de Virtual Private Network, y su traducción literal es “red privada virtual”. Un nombre que ya da bastantes pistas sobre su funcionamiento, ya verás. 

La cosa funciona de este modo: cuando conectas cualquier dispositivo a Internet (pongamos por caso un teléfono móvil), el dispositivo se conecta  con el router que te ofrece conexión a Internet en tu hogar. Te conectas a un dispositivo que a su vez te conecta a la red. 

Accedes a un sitio web cuando tu proveedor de servicios recibe la solicitud y te redirige a tu destino. Al usar una VPN, se redirige tu petición a un servidor VPN, donde se filtra antes de llegar a su destino.  Tu VPN redirige el tráfico a uno de sus servidores, donde queda cifrado. Este servidor puede estar en cualquier rincón del planeta, y al ser información cifrada, ya no se te puede rastrear ni saber de dónde procede tu conexión. 

En la web que estés visitando ya no aparecerán “tus datos”, sino los del servidor al que te has conectado de forma remota. Por tanto, la IP que aparece no es la tuya, sino la de la VPN. 

Las VPN utilizan miles de servidores y actualizan constantemente sus direcciones IP, con lo que las páginas web no dan abasto a la hora de bloquearlas. Esto consigue que te mantengas en un cómodo anonimato mientras te conectas a Internet. 

¿Para qué sirve una VPN?

Vale, ya te haces una idea aproximada de para lo que sirve una VPN. Pero a efectos prácticos, ¿cómo puede ayudarme en mi día a día? 

De primeras, como te hemos comentado, cifra todos los datos de tu tráfico de Internet. Nadie puede ver lo que haces en la red, ni tan siquiera tu proveedor de servicios de Internet. Que tampoco puede limitar tu velocidad de navegación. 

Una VPN te servirá especialmente si utilizas redes WiFi públicas, donde es muy sencillo monitorizar tu conexión. 

Sirve de gran ayuda para evitar que los hackers puedan acceder a tus datos confidenciales, como por ejemplo contraseñas o datos bancarios. Además, incluso si son capaces de robar tus datos, serán casi imposibles de descifrar. 

Tu dirección IP no será visible, con lo que no podrán saber dónde te encuentras. 

Además, algunos VPN también bloquean anuncios, rastreadores y webs maliciosas, con lo que hacen las veces de efectivos antivirus. Todo sea por evitar el tan corrosivo malware.


Desventajas de una conexión mediante VPN

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Pese a las evidentes ventajas, una conexión VPN también tiene alguna que otra pega. 

Para empezar, no es legal utilizarla en algunos países. En España lo es, pero en China, Rusia, Turquía e Irak entre otros no se permiten. 

Una de las principales desventajas de la VPN es que la velocidad de conexión se verá reducida. El tiempo que tardan en llegar tus datos al servidor incrementa ligeramente la latencia. No es buena idea por tanto si quieres jugar online. 

No todas las VPN del mercado son fiables. Y cuando te conectas a ellas, puede que vean lo que haces en Internet, e incluso que compartan tus datos con terceros. Conviene contratar una VPN reputada, que tenga el respaldo de muchos usuarios y comentarios positivos sobre su funcionamiento. 

También, algunos bancos y el propio Paypal pueden entender tu conexión mediante VPN como una violación de seguridad y podrían impedirte el acceso. 

Pues listo, ahí tienes pros y contras de una conexión mediante VPN. En tus manos está contratar una. Eso sí, ten en cuenta que con VPN o sin ella, tener una gran tarifa de fibra o telefonía es el primer paso para disfrutar de una conexión en condiciones. Y ahí, como siempre, estamos para ayudarte. 


Foto autor

Autor: Christian Val

Menú