6 min

Consejos a la hora de comprar una televisión

Te contamos todas las características que conviene mirar antes de hacerte con una smart TV.

Resolución de la pantalla
LED, QLED, OLED
Tamaño de la pantalla
La tasa de refresco de los televisores
Sonido en los televisores
Sistema operativo en la televisión
Otras cuestiones a tener en cuenta en mi tele

Porque quieres ver tus series favoritas en un tamaño y definición decente de una vez, disfrutar de la suscripción a esta plataforma que te va a mantener entretenido todas las tardes-noches hasta que vuelva el verano. O porque quieres ver en alta definición los goles del Mundial de Qatar. 

Quieres una tele decente pero te haces un lío con todas las características que ponen los fabricantes sobre la mesa. No te preocupes, nos pasa a todos. Estamos aquí para ayudarte contándote las cosas que conviene tener en cuenta a la hora de comprar una tele para sacarle el máximo partido en función de tus necesidades. 

Por cierto, hacemos exactamente lo mismo con tu tarifa de telefonía, Internet y/o TV. Que también se nos hace cuesta arriba eso de contratar una buena tarifa, que nos lían con mil y una características que no entendemos muy bien. Vamos a ayudarte de forma gratuita y en menos de lo que canta un gallo a hacerte con una oferta decente. 

Vamos a hacer un repaso por las cosas que realmente importan cuando compras una tele.

Resolución de la pantalla

La resolución mide el número total de píxeles que son mostrados a la vez cuando vemos cualquier contenido en nuestra pantalla. Un aspecto esencial es que si estás viendo vídeos optimizados para una resolución mayor que la de tu pantalla, no podrás verlos en esa calidad. Es decir, si Netflix emite Stranger Things en 4K y tu pantalla es HD Full, tendrás que conformarte con ver el contenido en HD Full. 

La forma habitual de encontrarte una resolución es esta nomenclatura: 1280x720. Esto significa que la televisión dispone de 1280 píxeles horizontales y 720 verticales. Es común también que encuentres esta resolución haciendo referencia solo a los verticales, y encontrarte con un 720p. 

Aclarado este punto, pasamos a relatarte las resoluciones más comunes del mercado

  • SD, también conocido como VGA. Son las siglas de Standard Definition y tiene una resolución de 640x480 píxeles. 

  • QHD, con definición de 960x540 píxeles. Se denomina Cuarto de alta definición, y no es especialmente común hoy día. 

  • HD, 1280x720. La primera de alta definición del mercado. Nombre algo engañoso, ya que no cumple con los estándares de alta definición como tal, pero se le acerca bastante.

  • Full HD. También la verás como FHD. Tiene una resolución de 1920x1080, y se considera el estandar de alta definición en la actualidad. 

  • QHD o 2K, bastante utilizado en pantallas de los móviles y con una resolución de 2560X1440. 

  • UHD, o Ultra High Definition, aunque probablemente lo hayas visto con su nombre más común, 4K. Resolución de 3840x2160 píxeles. Es el estándar en gamas altas y medias de televisores. 

  • 8K. Gama alta, con una resolución de 7680x4320p. Es curioso, ya que todavía no hay plataformas que emitan en esta resolución, pero la cosa podría cambiar en breve. El primer paso lo ha dado Amazon Prime, emitiendo en 8K en primicia para los poseedores de Samsung Neo QLed 8K algunos minutos en primicia de El Señor de los anillos: La comunidad del anillo. 

LED, QLED, OLED

Esto de las siglas suele ser de las cosas más liosas a la hora de comprarte una pantalla de televisión. Y es que la terminología es muy similar. No te preocupes, que te quitamos las dudas de un plumazo, verás qué fácil. Para variar, la clave está también en los píxeles. 

LED (Light Emiting Diode) se vale de diodos blancos que iluminan desde atrás los píxeles de color. Los ángulos de visión varían según el modelo y la calidad de la imagen es razonablemente buena y mejora si dispone de HDR (alto rango dinámico). 

QLED (Quantum Dot Light) es una mejora de la tecnología LED. Permiten mayor contraste, ya que los píxeles de activan de manera individual. El color es más brillante. 

OLED (Organic Light Emiting Diode) son píxeles que producen su propia luz, con lo que controlan mejor aún el brillo. Los grosores de las pantallas suelen ser menores y ofrecen una visión siempre buena sin importar los ángulos. Como pega, los colores pueden ofrecer tonos no demasiado naturales en ocasiones. 


A la hora de decantarnos por una tecnología, el precio es el elemento fundamental. Y que tengas acceso a una tecnología u otra depende de la marca. LG ha hecho bandera de la tecnología QLED, mientras que Samsung maneja en exclusiva los paneles QLED.

Tamaño de la pantalla

Otro de los aspectos que debes tener en cuenta es el tamaño de la televisión. Y aquí ya la cosa va sobre gustos, pero también sobre la ubicación de la misma. Todos tendemos a pensar que cuanto más grande, mejor, pero lo cierto es que el tamaño ideal depende de la estancia, la distancia del sofá a la televisión y otra serie de factores. 

Consideración fundamental: Las pantallas Full HD necesitan estar algo más separadas a la hora de visionarse que las de resolución 4k para conseguir una experiencia idónea.  

Distancias mínimas a la hora de ver la televisión en función de su tamaño. 

  • De 25 pulgadas: 1,28 metros

  • De 35 pulgadas: 1,75 metros

  • 45 pulgadas: 1,89 metros

  • 55 pulgadas: 2,44 metros

  • 65 pulgadas: 2,25 si es 4k. 2,9 si se trata de Full HD

  • 70 o más, en Full HD 3 metros, 2,35 para 4K.

La tasa de refresco de los televisores

No, no es un impuesto a la Coca Cola que se han sacado de la manga. La tasa de refresco se mide en hercios (Hz), e indican el número de fotogramas o imágenes que puede mostrar la pantalla en un segundo. 

Cuantos más hercios, más imágenes, y un movimiento mucho más fluido. Las diferencias entre una imagen y la que le sucede son menores, y la sensación de continuidad es mayor. 

Las pantallas suelen ser de 50Hz, 100Hz, 200Hz, pero encuentras también de 800Hz e incluso de 1000Hz. En ocasiones, acompañadas de terminología bastante complicada de entender. Que si Motion Flow, que si CMR, que si PCI. 

Realmente, no existe mucha diferencia en las opciones más allá de los 200Hz. Al menos si no tienes el ojo muy entrenado, apenas se nota por encima de esa barrera. 

Sonido en los televisores

Para muchos, es el auténtico punto flaco de los televisores, donde todavía queda un gran margen de mejora. Bien es cierto que muchos dispositivos cuentan con cierta calidad de audio, pero casi siempre dentro de la gama alta. Hablamos de opciones como el sonido envolvente, con Dolby como estándar de calidad a tener en cuenta. 

  • Dolby Atmos: Es un estándar de reproducción de sonido surround que permite que el oyente escuche este sonido en tres dimensiones, en contraposición a su anterior estándar Dolby Digital, que se  desarrolló para ofrecer solo sonido en dos dimensiones. Se consigue gracias a doce altavoces. 

  • Dolby  DTX:X es otro codec de sonido surround, similar al Dolby Atmos, pero con una diferencia fundamental: puede funcionar con cualquier tipo de altavoces surround. 

Ambos sistemas otorgan una gran experiencia sonora, los matices no son demasiado relevantes a nivel de usuario. 

Las frecuencias que más sufren suelen ser los graves, distorsionando bastante el resultado final. Algo que repercute, por ejemplo, en la explosión de turno de un coche en llamas en esa que siempre fue tu peli favorita. Qué faena. 

Es la pega de que todos los televisores sean planos, no tienen espacio para incluir altavoces integrados. A las malas, siempre puedes mejorar el sonido de tu televisor comprando algún equipo de sonido externo. Aquí tienes las opciones, ordenadas de menor a mayor presupuesto (y calidad): 

  • Barras de sonido

  • Altavoces activos

  • Home Cinema

Sistema operativo en la televisión

A veces pasa desapercibido, pero se trata de un apartado de suma importancia. LG tiene WebOS, Samsung apuesta por Tizen, otras teles (como las de Sony) tienen Android TV y otras tienen sistemas operativos propios. Y claro, los hay mejores y peores en lo que se refiere a usabilidad, posibilidad de descargar determinadas aplicaciones y demás. 

Si apuestas por la conectividad con otros dispositivos, por ejemplo, que tu televisor tenga Android TV simplifica bastante las cosas. 

Otras cuestiones a tener en cuenta en mi tele

Las aplicaciones que puedas instalar en la tele también dan mucho juego. Las actualizaciones que lleven a cabo para añadir nuevas opciones, parchear errores o mejorar configuraciones. 

Que puedas manejarlos mediante comandos de voz con asistentes como Alexa, que incluyan buenas prestaciones en conectividad, que dispongan de Bluetooth o determinados puertos que puedas necesitar como los más que usuales HDMI, los accesorios que vengan incluidos en cada una de ellas y un amplio etcétera, como imaginas. 

Esperamos que estos consejos te vengan de perlas si quieres hacerte con una tele de buenas prestaciones y que se adecue a tus necesidades. Si la quieres inaugurar con alguna plataforma molona, o quieres que te recomendemos tu mejor opción de fibra para tenerla siempre conectada, pásate por Ysi. ¿Tienes un minuto? Tienes la mejor recomendación. 


Y los mejores contenidos, siempre en nuestra Newsletter. Una a la semana y rebosante de tarifas y conocimiento. ¿Cómo te quedas, eh?

Foto autor

Autor: Christian Val

Menú