7 min

Aspectos a tener en cuenta para comprar un móvil

¿Quieres comprar un móvil y no sabes por dónde empezar? Repasamos los puntos más importantes sobre los que poner la lupa.

Lo primero, por supuesto, el precio
Funcionalidad. ¿Para qué vas a usar el móvil?
¿Móvil nuevo, reacondicionado o de segunda mano?
El tamaño, en los móviles, importa
¿Y por dentro? Procesadores y memoria RAM
La memoria interna
La batería y la carga
Vamos con las fotos: Mira la cámara
Otros factores a tener en cuenta

¿Tu viejo móvil tiene la pantalla partida, se le vacía la carga en un periquete o directamente quieres un nuevo dispositivo que esté a la altura de tus expectativas? Muchas veces resulta un quebradero de cabeza escoger móvil nuevo. Vamos a ayudarte haciendo un repasito a todo aquello en lo que te tienes que fijar a la hora de buscar un nuevo terminal. 

Esperamos que te sirvan de gran ayuda los siguientes consejos. ¿Sabes también en qué te podemos asesorar? En la mejor tarifa de telefonía, Internet, tv y combinados entre más de ochenta operadores. Dar en la tecla con lo que justo necesitas se nos da de fábula.


Lo primero, por supuesto, el precio

Lo primero a la hora de comprar un móvil es plantearte el presupuesto que quieres invertir en él. Que sea mayor o menor dependerá de muchos factores:

  • Que seas fiel a una marca o a un sistema operativo determinado

  • Que quieras mejorar prestaciones, tener algo similar a lo que ya tienes o rebajar las pretensiones

  • El uso que hagas del dispositivo

Por regla general, podemos catalogar los precios de los móviles en tres rangos. 

  • Un rango de precio medio, que podríamos situar entre los 300 y los 600 euros, donde se encuentra el grueso de novedades del mercado

  • Los low cost, donde puedes encontrar gangas a menores precios pero con buenas prestaciones

  • Los móviles de alta gama, donde se sitúan iPhone y Samsung y rondan o superan los mil euros. 

Funcionalidad. ¿Para qué vas a usar el móvil?

Parece de perogrullo, pero es esencial pensar antes cuál es el uso fundamental que le sueles dar al móvil. Si te pierdes en la montaña durante tres días tendrás que buscar un móvil duradero y con una batería potente. Si lo usas fundamentalmente para fotografía, buscar uno que tenga unas prestaciones de cámara de alta calidad. Si lo que te mola es sacarle humo a los pulgares jugando a juegos exigentes, tendrás que hacerte con un procesador que dé la talla. Si por el contrario quieres ver tus series favoritas, la opción es hacerte con uno con una pantalla grande y nítida. Si quieres algo para llamar y whatsappear un poquillo, casi cualquier dispositivo a buen precio puede cumplir con tus expectativas. 

Tu elección también dependerá de cuánto tiempo tengas pensado utilizar tu nuevo móvil. La elección será distinta si quieres uno de transición que dure lo justo o uno que te vaya a durar años y años y años. Recuerda que ahora la garantía de los dispositivos tecnológicos pasa a ser de tres años. 

¿Móvil nuevo, reacondicionado o de segunda mano?

Aquí la cosa va en función de tus necesidades y tu presupuesto. Todos sabemos la ilusión que provoca abrir un móvil nuevo, sacarlo de su cajita, quitar los plásticos, y ese largo etcétera. Pero hay que tener también en cuenta que hay varias plataformas donde comprar móviles reacondicionados a muy buen precio, con garantía de por medio y que teóricamente te van a funcionar fenomenal. Y un respiro extra para el planeta, que hace mucha falta. 

En los móviles de segunda mano, lo que más suele influir es que te fíes más o menos del comprador. Si es un conocido está en tu mano. Si lo compras en cualquier página lo esencial es cerciorarse de que ese vendedor tiene opiniones positivas en anteriores transacciones. Y prueba, prueba y prueba antes de comprar, estás en tu derecho. 

El tamaño, en los móviles, importa

Es cierto que últimamente se ha estandarizado bastante el tamaño de los dispositivos móviles. El rango más habitual se mueve entre los 5,8 y las 6,2 pulgadas de pantalla. Por encima de eso tendremos un móvil bastante grande, que nos puede resultar muy interesante si no lo movemos mucho de aquí para allá, pero incómodo a la hora de trasladarlo en el día a día. Y suelen tener un precio más abultado. 

Por debajo de las 5,8 pulgadas existen cada vez menos dispositivos, y esto se debe a la tiranía de las grandes pantallas en la que nos vemos sumidos. 

¿Y por dentro? Procesadores y memoria RAM

Son los dos aspectos fundamentales a la hora de decantarnos por un dispositivo u otro. El procesador mide “la potencia” del propio móvil, la cantidad de aplicaciones que puede abrir a la vez sin que la velocidad se resienta, así como que la transición entre unas y otras se haga de la forma más fluida posible. 

Dentro de los procesadores hay varias familias: Snapdragon, Exynos, Kirin, los de Apple…por regla general, y sin entrar en tecnicismos, los móviles que tengan un procesador Snapdragon 800 serán más nuevos y potentes que, pongamos por caso, un Snapdragon 600. Y así con la gran mayoría de procesadores, en cualquiera de sus ramas. 

En cuanto a la memoria RAM, es la memoria que usa el móvil para mantener activas y en funcionamiento tus aplicaciones. Lo más recomendable y común en el mercado es una memoria RAM de 6GB u 8GB. Si no le vas a dar un uso exagerado, incluso los de 4GB pueden ser una solución recomendable. Y si nos subimos a la cresta de la ola, en gamas altas, podemos encontrar memoria RAM de hasta 16GB. Todo un pepino. 


La memoria interna

No confundir con la memoria RAM. Si la RAM tiene que ver con su capacidad de tener activas las aplicaciones, la memoria interna es el “espacio” que tenemos dentro del móvil para almacenaje de archivos. Si haces muchas fotos o sientes predilección por descargar muchas aplicaciones, tendrás que buscar una memoria interna alta. 

En el mercado encontramos memorias desde 32GB hasta 256GB que puedes encontrar en gama alta. Si optas por una memoria interna chiquitilla, intenta que el móvil tenga también ranura para meter una tarjeta (SD, Micro SD y similares)  para ampliarla. 

La batería y la carga

Si llevas el cargador a todos lados, o bien teletrabajas o no sales demasiado de casa, parece que este apartado no debería ser muy relevante, pero para casi todos lo es. La carga del móvil se mide en miliamperios por hora (mAH) , y la ecuación es sencilla. A mayor número de mAH más tiempo aguantará el dispositivo cargado. Eso sí, cuanta más batería lleve el móvil más va a pesar, y más grueso será el teléfono. Para que lo tengas presente. 

Hazte a la idea. Un móvil que aguanta el día entero con batería está en torno a los 3.000 mAH, lo más aconsejable se mueve entre los 3.500 y 4.000 mAH y en la actualidad ya tenemos algunos de hasta 10.000 mAH. Una barbaridad. 

En cuanto a la carga, muchos dispositivos cuentan ya con cargadores de “carga rápida”, que limita mucho el tiempo invertido en el que volver a tenerlo al 100%. 

Chica fotografiando con un móvil

Vamos con las fotos: Mira la cámara

Clic. Clic. Foto va y foto viene. Mira al pajarito. Todos tenemos momentos que inmortalizar para la posteridad. Pero la cosa varía mucho de si eres todo un amante de la fotografía y buscas la mejor óptica del mercado o te sirve un móvil que haga fotos dignas. 

En cuanto a las cámaras del móvil, vivimos en la dictadura del megapíxel, y parece que es lo único que importa a la hora de sacar una foto. Y no deja de ser lo “grandes” que puedes tomar una instantánea. Importa mucho más la eficiencia del propio móvil a la hora de hacer la foto. 

Es más importante la tecnología que tiene el propio móvil a la hora de agrupar los propios píxeles. 

Si te fijas bien, la gran mayoría de los móviles cuenta ahora con diferentes lentes. Por regla general dos, pero son muy comunes los de tres y cuatro lentes focales. Esto sirve fundamentalmente para conseguir mayor variedad de enfoques y conseguir buenos resultados desenfocando el fondo de tus fotografías. 

Así, tienes lentes para gran angular, otras para mejorar el modo macro, etc, lo que se nota una barbaridad en el resultado final de tus fotografías. 

Y también, por supuesto, hay que mirar las prestaciones de la cámara interna que tienen los móviles. La que nos sirve para hacer selfies, vaya. La gran mayoría de móviles del mercado tienen una peor cámara interna que la que tienes en la parte exterior del móvil para las fotos convencionales.

La apertura, sensibilidad y calidad de las lentes también es otro punto muy a tener en cuenta, así como el procesado digital de la fotografía que hace el dispositivo para mejorarla.

Si te gusta la fotografía, sumérgete en la letra pequeña y mira con detalle todas las especificaciones que te ofrezca el móvil antes de comprarlo. Si simplemente quieres buenas fotos y ya, cualquier móvil de gama media puede ofrecerte buenas instantáneas (al menos de día, por la noche ya se requiere mucha más calidad). 

Otros factores a tener en cuenta

El acabado y diseño del propio teléfono, los bordes, que sea de pantalla convencional o flexible, su manejabilidad, el sistema operativo que tenga incluido, que dispongan de extras de seguridad biométrica (que se desbloqueen mediante huella, con tu cara, con la mirada), su resistencia a los golpes y al agua…existen muchísimos factores extra más allá de los que te hemos mencionado que pueden hacer que te decantes por un modelo u otro.

Ahí ya no nos metemos. Pero si quieres tener la mejor tarifa para tu flamante dispositivo nuevo, te conseguimos la tarifa que más se adecua a tus necesidades. Con precisión de cirujano robótico. Entra en Ysi y descubre todo el poder de nuestra recomendación. 

Entre más de 90 operadores

Y si te gustan este tipo de contenidos, apúntate a nuestra newsletter. Las mejores tarifas del mes, guías para ayudarte con la tecnología y todos los movimientos de los operadores. Y una vez por semana, escogiendo con mimo los contenidos para no saturarte. ¡A la gente le están molando mucho!


Foto autor

Autor: Christian Val

Menú