0
4 min

Mamá, quiero ser Youtuber. O streamer

¿Cuáles son los requisitos para ser youtuber? ¿De qué puedo hacer mi canal temático? ¿Cómo hacer dinero siendo creador de contenidos? Tienes preguntas, nosotros respuestas.

Diferencias entre Youtuber y Streamer
Requisitos para ser Youtuber o Streamer
Las temáticas que más lo petan en Youtube y Twitch
¿Cuánto puede cobrar un creador de contenidos? 

Yo quería ser bombero. O médico, si no tuviera tanta aprensión a los recovecos del cuerpo humano. También pasé mi época de veterinario, de responsable de ONG en un país perdido. Periodista, químico, sommelier, panadero, chef. 

Ahora los jóvenes en periodo de soñar con su incipiente futuro profesional tienen una respuesta mucho más definida a la pregunta de qué quieren ser de mayores. Y la respuesta ya no está relacionada con profesiones clásicas de antaño. Ahora quieren ser youtubers, gamers, influencers, streamers o creadoras de contenido. 

Todos quieren ser Ibai, ElXokas, The Gregf, ElRubius, Mayichi, Cristinini o cualquiera de los youtubers con más suscriptores de España. Y sus progenitores los miran con cara de no entender demasiado, pero de querer intentarlo. Vamos a intentar arrojar algo de luz para aquellos a quienes todo esto les sigue sonando a chino. 

Diferencias entre Youtuber y Streamer

Partimos de la base que un/a youtuber puede ser streamer y viceversa. No, no es excluyente. De hecho, la mayoría son ambas cosas. 

Se trata de dos plataformas distintas, Youtube (que es propiedad de Google)  y Twitch (propiedad de Amazon), aunque similares, pero con dos matices diferenciales: 

Youtube alberga vídeos en diferido, mientras que en Twitch se emite contenido en riguroso directo. 

La interacción de los viewers, o gente que visualiza los vídeos. En Youtube se hace a través de comentarios bajo el vídeo en cuestión, en frío, mientras que en Twitch los comentarios aparecen en “directo” dentro del propio vídeo, y permiten al twitcher interactuar con ellos. 

Estos apartados son los que dotan al final de una naturaleza completamente diferente a ambas plataformas. 

Hay que tener claro también que muchos creadores de contenido utilizan ambas plataformas. ¿Cómo? Graban en Twitch sus directos y luego los suben a Youtube para que puedan ser también visualizados en esta plataforma. 

En ninguna plataforma los usuarios han de pagar por ver los contenidos. En Youtube existe una versión premium, que además de otros beneficios elimina de golpe la publicidad. En Twitch puedes suscribirte a un streamer en concreto, y tendrás a cambio beneficios como emblemas o emoticonos personalizados, además de la satisfacción de estar ayudando a tu streamer de confianza a crecer profesionalmente. 

Requisitos para ser Youtuber o Streamer

Tanto si quieres ser Youtuber como Streamer necesitas en primer lugar una conexión fiable, preferiblemente fibra simétrica que te permita la misma velocidad de bajada que de subida de datos. En Ysi somos capaces de encontrar tu mejor opción, en un par de minutos y acertando de lleno en nuestra recomendación. Tan fácil como dejarte recomendar aquí:


Después, claro, toca tener un perfil en la plataforma en cuestión. Una cámara web, un buen micrófono, un PC potente, un fondo molón que te represente y muchas ganas de contar cosas sobre aquello que te apasiona. 

Rincón para streamers

Las temáticas que más lo petan en Youtube y Twitch

¿De qué hablar en tu canal o en tus vídeos? En Youtube puedes encontrar desde fanáticos de la jardinería con miles de visitas a gente que se sube a edificios altísimos con la sola ayuda de sus manos. Deportes, política, trucos para el día a día, chismorreos, reseñas de cualquier producto, humor en todas sus vertientes…realmente todo vale. 

Sin embargo, los contenidos más visualizados en Twitch (con toda la repercusión en Youtube también) se corresponden a diferentes emisiones en directo de partidas de videojuegos. Fornite, Minecraft, Fall Guys, GTA, League of Legends o War of Warcraft son algunos que siempre están en liza, con millones de streams acumulados. 

¿Cuánto puede cobrar un creador de contenidos? 

En este punto lamentamos no ser mucho más concisos, pero la respuesta es un sonoro “depende”. Todo va en función de los seguidores o suscriptores que tengas, el interés que generes en las marcas y mil y un factores más que se nos escapan. Depende también del nivel de engagement  (la tasa porcentual de interacciones por publicación) o fidelización con los usuarios, que tengan más o menos interacciones y un larguísimo etcétera. 

Por poner un ejemplo, un youtuber con 1000 visualizaciones diarias puede ganar entre 335 y 564 € al año. Pero para los ingresos hay que contar también con: 

  • Porcentajes por ventas de productos que publiciten

  • Donaciones

  • Sistemas de partners o de afiliados, con sus requisitos de un mínimo de horas emitidas a lo largo del mes y con un mínimo de espectadores

  • Patrocinios de grandes marcas

  • Poner en venta sus propios productos (desde libros contando sus hazañas hasta diversos gadgets tecnológicos). 

En el caso de un streamer, depende igualmente de muchísimos factores. Y que no es lo mismo el mercado en español que en inglés, el lugar desde el que emitas y un largo etcétera. Pero según estimaciones, para que os hagáis a la idea, 100 suscripciones > 250$, 500 suscripciones > 1250$ y 1000 suscripciones > 2 500$.

Del mismo modo, los streamer también pueden recibir donaciones en forma de Bits por parte de sus suscriptores y fans.

  • 100 bits > 1$

  • 500 bits > 5$

  • 1000 bits > 10$

Existen también ingresos por compartir ese mismo contenido generado en otras plataformas como Patreon o Fanhouse.

Es por ello que hacer estimaciones resulta un ejercicio muy vago. Pero hay que tener muy claro un aspecto, que vivir de esto es solo para escogidos, y que a la mayoría de creadores de contenido les toca complementar este modo de vida con otros ingresos. 


¿Te ha gustado el contenido? Pues oye, momento ideal para descubrir nuestra Newsletter. Recibes cositas así, y las mejores tarifas, y consejos para sacar todo el partido a tu tecnología...una pasada.

Foto autor

Autor: Christian Val

Menú