0
3 min

¿Habrá desabastecimiento tecnológico esta Navidad?

El mercado está preocupado antes las previsiones de que pudieran escasear diferentes productos de cara a la campaña navideña. ¿Comprar ya o esperar?

La falta de microchips, la clave
¿A qué se debe la escasez de microchips?
¿Apagón mundial 2021?

Las compras navideñas suelen ser un quebradero de cabeza para quienes no son especialmente previsores. De repente el 23 de diciembre te encuentras contigo mismo subiendo las escaleras de un atestado centro comercial en el centro de tu ciudad, pensando para tus adentros aquello de “otro año igual, no aprendo”. 

Este año, la situación es especialmente desesperante. Y no porque vayas a traicionarte de nuevo con eso de la previsión en tus compras, sino porque directamente, muchos productos están sufriendo (y van a seguir haciéndolo) una falta de stock que preocupa especialmente en el sector tecnológico. Y que podría verse lastrado también de cara al próximo Black Friday. 

La situación de desabastecimiento no es nueva. Como ejemplo, llevamos un tiempo con graves problemas a la hora de hacerte con una videoconsola de las llamadas Next Gen (PS5 y XBox S/X), que llevan ya mucho tiempo en el mercado. 

La pandemia, el confinamiento y el estancamiento de determinados factores productivos, unido al cuello de botella que supone en este momento las deficiencias en el suministro internacional han provocado una situación que, lejos de solucionarse, podría lastrar la economía internacional durante unos cuántos meses más. 

Veamos las claves y los porqués de esta situación. 

La falta de microchips, la clave

Están en todas partes, especialmente en la electrónica de consumo. Cada vez son más pequeños, y cada vez más necesarios para interconectar diferentes cachivaches. El llamado Internet de las Cosas ha potenciado que sean más y más los dispositivos y electrodomésticos que cuentan con uno o varios en su interior. ¿Quién podría pensar hace unos años que hasta los enchufes tendrían un chip integrado?

Microchips y su escasez

La demanda de este producto se ha multiplicado en los últimos años, por esta proliferación de nuevas tecnologías que los contienen, y por el uso que se les está dando también en otros campos. Además, los hábitos de consumo han cambiado. Comprar online es ahora una prioridad para los usuarios. 

¿Pues hacemos más y listo, no? Bueno, no es tan fácil. Las deficiencias de transporte internacional quedaron patentes hace unos meses, con el bloqueo de ese inmenso barco de mercancías en mitad del Canal de Suez, que produjo un enorme quebradero de cabeza para las importaciones y exportaciones a nivel mundial. Actualmente, el precio de fletar un contenedor desde Asia a Europa ha multiplicado por diez su valor. 

¿A qué se debe la escasez de microchips?

El drama no se basa exclusivamente en la dificultad logística del comercio internacional tras la pandemia. De hecho, hay varios motivos: 

  • Los chips necesitan materiales muy poco convencionales. Para fabricarlos se utilizan unos 40 elementos de la tabla periódica, y muchos de ellos escasean:  algunos están presentes en menos del 0,001% de la corteza terrestre. Materiales como el lantano, que forma parte de las tierras raras que también están presentes en los microchips, está en un riesgo extremadamente alto de agotamiento. 

  • La producción está muy localizada. Como muestra, un dato: el 90% de la producción mundial de chips de alta gama se fabrica en una única empresa de Taiwan. 

  • Esta producción no se puede incrementar de un día para otro pese a que la demanda sea enorme. Además, la mayoría de las empresas del sector 

  • China ha comprado microchips de forma masiva en los últimos meses como resultado de una estrategia político-económica que también ha lastrado el comercio tecnológico internacional. 

¿Apagón mundial 2021?

A estas alturas, el desabastecimiento de productos tecnológicos parece una realidad. Que se notará especialmente en fechas señaladas. Ordenadores, teléfonos móviles, vehículos de automoción, televisores, frigoríficos y demás electrodomésticos se van a ver claramente afectados. Sectores como el de las bebidas espirituosas también se muestran preocupadas ante la escasez de vidrio. 

Pero la cosa podría ir a más. Muchos medios se hacen eco estos días del anuncio de alarma del gobierno austriaco, donde alerta a su población de que se va a producir en los próximos meses un apagón energético. Electricidad, Internet, calefacción y por supuesto tráfico y comunicaciones se verían ampliamente afectados en toda Europa. 

Lo cierto es que muchos expertos dicen que es bastante improbable que suceda, pero productos de primera necesidad en caso de que eso suceda, como el famoso camping gas, se están agotando en las principales cadenas de supermercados. 

Desde Ysi queremos hacer un llamamiento a la calma sobre el particular, pero te instamos a que realices con la suficiente antelación las compras navideñas. Y si te pillas un móvil o un ordenador, te llegue o no a tiempo, te lo vestimos con las tarifas más interesantes del mercado de fibra y telefonía. 



Menú