0
3 min

Drones repartidores: Curiosidades, novedades y usos

Te explicamos cómo funcionan los drones repartidores y los aeropuertos de drones. Un uso revolucionario que revoluciona al sector de la mensajería.

Llegan los drones
Todas las empresas en la rampa de lanzamiento
Pros del reparto con drones
Contras del reparto con drones
Las barreras a derribar para que lleguen los drones
¿Cuándo será efectivo en mi ciudad el reparto con drones?

Hace unos años era una quimera solicitar un artículo y poder tenerlo en casa en un breve periodo de tiempo. Amazon, con su política de repartos, comenzó una revolución que se vio multiplicada cuando comenzó la pandemia y que ahora muchas grandes superficies han adoptado. Los repartos a domicilio de tus compras en tiempo récord son una realidad. 

Poder tener en el mismo día (o incluso en un par de horas) cosas que te urgen (y no tanto, que nos conocemos), nos ha facilitado mucho la vida, sin entrar a valorar si es una práctica sostenible a largo plazo o no por cuestiones logísticas y medioambientales. 

Otra cosa que te facilita la vida (cuña para nada forzada, todo sea dicho) es el servicio de recomendación de tarifas de Ysi. Pruébalo aquí, verás que avance.

Llegan los drones

Lo que tenemos claro es cuál será el siguiente paso en el mundo del reparto: los drones. Algo que nos parece todavía un poco de ciencia ficción, pero que ya es una realidad en algunos rincones del mundo desde que Domino´s Pizza repartiera un pedido mediante dron en la ciudad australiana de Auckland en 2016. 

Amazon comenzó a experimentar el reparto de su mensajería con drones en el año 2013. Entonces, pensamos que se trataba de una tecnología inminente, que iba a teletransportarnos de una vez por todas al futuro. Bien, algunos años después todavía no está implementada en masa, debido no solo a cuestiones logísticas, sino fundamentalmente a trabas burocráticas. 

Un dron surcando los cielos


Todas las empresas en la rampa de lanzamiento

Que pongamos la lupa en Amazon no quiere decir que otras empresas no se estén planteando el servicio de reparto mediante drones. De hecho, son varias las que están interesadas en este servicio, y las que ya disponen de la tecnología necesaria. 

  • La propia Amazon ha conseguido finalmente la aprobación federal en Estados Unidos para desarrollar Amazon Prime Air. Gracias a este visto bueno, podrán repartir paquetes de hasta 2,3 kg y podrán realizarse siempre que no superen los 25 kilómetros y siempre en zonas con baja densidad aérea, volando a 120 metros del suelo. 

  • UPS dispone también desde 2019 de autorización para operar su aerolínea de drones, con el objetivo de repartir paquetes, haciendo hincapié en el reparto de medicamentos. 

  • Google Alphabet también se ha subido al carro (perdón, al dron) mediante su servicio Alphabet Wing, asociándose con FedEx y  repartiendo bienes de primera necesidad en lugares con poca densidad de población. 

Pros del reparto con drones

Las ventajas de que llegue esta tecnología a nuestras vidas parecen claras. De primeras, se trata de un modo de transporte mucho menos contaminante, y también más silencioso que la habitual furgoneta de turno. Igualmente supone un considerable ahorro de costes y garantiza que la entrega se realiza dentro del tiempo estimado. 


Contras del reparto con drones

Pero no todo iba a ser de color de rosa. Que los drones se conviertan en la opción masiva de reparto conllevará la pérdida de trabajos, aunque bien es cierto que aquellos que tengan carnet de dron tendrán trabajo a espuertas. Igualmente hay un frente abierto con respecto a la privacidad de las personas, por las cámaras y los GPS que estos drones llevan incorporados para encontrar el domicilio de entrega. 

Y sin olvidar el peligro que puede tener que alguno se caiga en pleno vuelo, por descontado.

Las barreras a derribar para que lleguen los drones

A pesar de que la tecnología está ya muy desarrollada, el problema fundamental que presentan los drones es su autonomía. No aguantarían la previsible carga de trabajo. La solución parece doble: 

  • Por un lado mejorar las baterías para hacerlas más fiables y que suministren energía durante más tiempo

  • Por otro, incrementar las estaciones de carga, para que estos drones puedan repostar electricidad. 

  • Finalmente, y no menos importante, que la legislación avance. Que parece de perogrullo, pero es la principal traba para que los drones de reparto no estén surcando ya los cielos de las principales ciudades. 

¿Cuándo será efectivo en mi ciudad el reparto con drones?

En 2015, una panadería cántabra se jactaba de que sería la primera en repartir el pan a sus clientes mediante drones. No pudo ser. Correos ha realizado algún que otro simulacro de reparto en zonas rurales de Galicia y Asturias. 

Hasta ahora no existía una legislación vigente común a nivel europeo, cosa que ha cambiado desde enero de 2021, cuando ha entrado en vigor un nuevo reglamento europeo que permite el reparto mediante drones cumpliendo una serie de requisitos: 

  • Sitios con baja densidad demográfica

  • Que no transporten mercancías peligrosas

  • Bajo unas determinadas condiciones de visibilidad

  • A una altura determinada

Por supuesto, queda mucho camino por andar, pero parece un buen punto de partida para que la llegada de los drones repartidores sea inminente. Drones cuyo impacto en el día a día y en las conexiones aéreas ha demostrado ser capital, como quedó patente hace un par de años cuando el caos se apoderó de Barajas cuando se coló un dron sin permiso en las instalaciones.


Menú