1
3 min

¿Qué es el LiFi? Descubre el WiFi mediante luz

Una transmisión de datos mediante luces LED con varias ventajas y algún que otro inconveniente con respecto al wifi que te contamos en esta tendencia.

¿Qué es y cómo funciona el LiFi? 
Ventajas de la conexión Li-Fi
Inconvenientes de la conexión LiFi

Confesamos que la primera vez que escuchamos eso de LiFi pensábamos que el interlocutor era una persona que se había tomado un par de claretes. ¡Que se dice wifi, alelao! pensábamos para nuestros adentros. Pero no, oye, resulta que el LiFi existe, es una realidad diferente y tiene potencial como para llegar a nuestras vidas con la intención de quedarse. 

¿Que te recuerda un poco al Ligre, esa mezcla entre tigres y leones que contradice las leyes de la biología? Pues un poco sí. Vamos a explicar esto del LiFi de la forma más sencilla posible. En Ysi es que adoramos eso de la sencillez. Es una cualidad fantástica. 

¿Qué es y cómo funciona el LiFi? 

Así funciona la tecnología LiFi

El Li-Fi, que seguro que ya sospechabas que se llama así porque viene de Light Fidelity, no es otra cosa que la capacidad de transmisión de datos mediante la luz que proviene de LEDs. Este lograr el envío y la recepción de información a través de la luz visible está bastante más avanzado que una mera fase experimental. Se supone que la llegada del 5G y el desarrollo del Internet de las Cosas (también conocido como IoT) coincidirán con la llegada del LiFi al gran público. 

De momento se trata de una tecnología que prometía unas altísimas velocidades, pero que en la práctica se han visto recortadas. Que está empezando a asomar la patita y sobre la que se han interesado especialmente empresas. Y que tiene una serie de ventajas sobre el WiFi convencional, pero también alguna que otra pega, como veremos más adelante. 

Lámparas que transmiten vídeo y audio. ¿Pero qué maquiavélico invento es este? Su funcionamiento es el que sigue: el sistema utiliza el espectro luminoso de un foco LED para transmitir datos en lenguaje binario, encendiendo y apagando la fuente luminosa millones de veces por segundo. Como si de un sistema morse se tratase, el receptor codifica y entiende ese parpadeo y lo traduce en información. 

Para realizar esta transmisión de info, necesitamos conectar la bombilla LED equipada con LiFi a un router conectado a la red. A partir de ahí, tan solo necesitamos un dispositivo con un receptor de LiFi para poder conectarlo a la red. 

Desde que se promulgara teóricamente esta posibilidad de transmisión, allá por 2011, todo han sido intentonas de mejora, pero no ha tomado tierra definitivamente. La infraestructura de red que necesita y que los dispositivos cuenten con lectores de esta tecnología está todavía muy lejos de convertirse en realidad. De momento y como mucho, probaturas en hospitales, aeropuertos y alguna empresa privada. 

Ventajas de la conexión Li-Fi

  • Si no mejorara en determinados aspectos al wifi no tendría demasiado sentido que apostaran por ésta tecnología, ¿no crees? En efecto, hay aspectos muy destacables del LiFi. A saber: 

  • Puede conseguir velocidades prodigiosas. Aunque técnicamente, vaya, ya que en su desarrollo real se han conseguido descargas de tan solo 1Gbps.  

  • Las interferencias son casi inexistentes. Igual que el wifi convencional se mueve entre las frecuencias de 2,4GHz y 5GHz. El LiFi, en cambio, utiliza todo el espectro de la luz visible. Al haber muchísimas longitudes de onda para escoger, no se superponen entre ellas. Resultado: No hay interferencias y se consigue una señal más limpia.

  • Es más difícil vulnerar su seguridad. El wifi se puede “cazar” desde fuera de un edificio, y entrar en él con intenciones maliciosas. El Li-Fi, por su parte, necesita de exposición directa de la bombilla LED. Si no la tiene, no hay conexión, así que o estás en esa habitación o no tendrás acceso. 

Bombillas LED que dan Internet

Inconvenientes de la conexión LiFi

  • El último punto tratado en ventajas es a la vez una de las grandes pegas del LiFi. Si no dispone de luz directa, no hay forma de conectarte. Olvídate también de disponer de conexión LiFi si tienes un teléfono metido en un bolsillo. Con que pongas la mano por encima del dispositivo, cae la conexión, que se recupera al instante al separar esa mano creadora de eclipses a pequeña escala. 

  • Para tener una conexión fiable, tienes que disponer de muchas bombillas LED en una estancia. Y solo tendrás conexión en esta habitación. Huele a inversión poderosa. A rascarse bastante el bolsillo, vaya. 

  • Las empresas, instituciones públicas y fabricantes tendrán que apostar abiertamente por esta tecnología. A día de hoy no existen apenas dispositivos que puedan recibir estos estímulos lumínicos y no parece que sea la apuesta en la que más están dejando tiempo y dinero.

¿La solución? Toca remar todos en la misma dirección si se quiere que esta tecnología sea efectiva, se convierta en un servicio más de conexión a Internet ofertado por los operadores  y al alcance de todos en un futuro cercano. 


Menú