1
4 min

Protocolos IPv4 e iPv6, ¿qué diferencias hay?

Te contamos de forma muy sencilla cómo te conectas y cómo te conectarás en un futuro a la red de Internet. Todo, una cuestión de protocolo.

¿Cómo me conecto a Internet? 
IPv4 vs IPv6
¿Por qué no se ha instaurado ya el IPv6?
IPv6 en nuestro sistema operativo

Lo de conectarse a Internet es una de esas cosas que haces de manera automática sin prestar mucha atención. Como lo de encender el coche. Girando una llave o dándole a un botón si el automóvil es más moderno, listo. Y no te paras a pensar en los procesos de combustión interna y en la labor de las válvulas. Sencillamente, te dejas llevar.

Con la conexión a Internet sucede algo similar. Enciendes tu dispositivo, y con suerte sin mover un dedo ya estás preparado para ver ese vídeo viral con el que todo el mundo se está partiendo la caja. O leyendo la crónica de esa dolorosa derrota del equipo de tus amores. Que perdísteis ayer y aún así te comes el resumen del partido para regodearte en el dolor. A veces el masoquismo es tendencia en tu corazón. 

Pero…¿cómo has llegado hasta ahí? ¿Por arte de birlebirloque? ¿Un anciano mago ha golpeado con su bastón en el suelo y de repente ya tienes Internet? No exactamente. 

¿Cómo me conecto a Internet? 

La red de redes no es más que el intercambio de información y la transmisión de datos de un ordenador a otro. Para realizarlo, nos valemos de diferentes protocolos. Los dos más extendidos van escritos juntos en ocasiones. Seguro que has leído por ahí alguna vez eso del protocolo TCP/IP. El primero es el protocolo de control de transmisión y el segundo el protocolo de Internet como tal. Y este se rige mediante las conocidas como direcciones IP. 

Una dirección IP es, para que te hagas a la idea, como un número telefónico o una dirección de una casa. Al conectarte a la red, a tu dispositivo se le asigna una de estas direcciones IP. Igualmente, cada página que visites tiene su correspondiente dirección IP asignada. Esta IP puede ser a su vez pública o privada. La pública es la que genera nuestro router, la de la conexión en sí, mientras que la privada es la que el router asigna a cada uno de esos dispositivos que conectamos a esa IP pública. 

Cómo nos conectamos a Internet

IPv4 vs IPv6

El protocolo que usamos desde que existe Internet (que no hace tantísimo tiempo, pero explícaselo a un millenial o a un nativo digital, seguro que piensan que es la Edad Media) es el IPv4. Es el estándar y con el que funcionan todas las páginas web hoy día. ¿Qué ocurre? Que es limitado. Y estamos llegando al tope. No hay espacio para más direcciones y hay que cambiar de sistema, instaurando otro que disponga de mucho más espacio para albergar las crecientes IPs. Sí, lo has adivinado. El IPv6. 

Para que lo veas de forma más visual: 

  • Total de espacio IPv4: 4,294,967,296 direcciones

  • Total de espacio IPv6: 340,282,366,920,938,463,463,374,607,431,768,211,456 direcciones.

Las direcciones IPv4 están formadas por un número de 32 bits formado por cuatro octetos, separados por puntos. 

Por su parte, las direcciones IPv6 están conformadas por 128 bits, con ocho secciones de 16 bits cada una. Y como veis, multiplica exponencialmente las posibilidades de albergar diferentes IP. 

¿Y el IPv5? pensarás para tus adentros. Pues existe, pero quedó relegado a un ámbito experimental y ahí se ha quedado, cogiendo polvo en una científica probeta. 

¿Por qué no se ha instaurado ya el IPv6?

Si el otro protocolo está agotado o a punto de agotarse…¿Por qué no dar el salto definitivo? IPv6 ya está operativo y funciona con algunos proveedores de servicios de Internet. Pero por su naturaleza no es compatible con el anterior protocolo. 

IPv6 proporciona mejoras sustanciales, pero la incertidumbre todavía hace que el cambio no se haya hecho efectivo al 100%, hasta el punto que llevamos cerca de diez años con la cantinela y todavía funcionamos dentro de IPv4. 

Eso es, en parte, gracias a la tecnología CG-NAT, de la que te hablamos largo y tendido en esta tendencia. Pero básicamente, es lo que hacen algunos operadores de darte una IP que está compartida con otros usuarios. 

También ha surgido con fuerza la figura de los IP Brokers. Agentes que venden paquetes de direcciones IPv4 que ya no se utilizan, con lo que el mercado cobra nuevo dinamismo. 

Entre que se estira el uso de las IPv4 y que cuesta esfuerzo y dinero dar el salto a las IPv6, llevamos una decena de años alertados ante el cambio inminente que parece no llegar. Aunque seguimos confiando en que acabará por imponerse definitivamente. ¿Cuándo? Cuando el chicle no pueda ser más estirado. 

IPv6 en nuestro sistema operativo

Muchos de los dispositivos que usamos en nuestro día a día llevan incorporado el protocolo IPv6, pese a seguir utilizando para casi todo las IPv4. Para saber si lo tienes disponible, basta con ir al icono de conexión, y en la que esté activa seleccionar “Propiedades”. Ahí encontrarás la dirección IPv4 y también la IPv6. 

Si no se usa este tipo de protocolo conviene desactivarlo, porque al tener los dos, el sistema operativo va a comprobar también si puede usar este protocolo. Y eso conlleva una pérdida de tiempo, recursos y ancho de banda. 


Esperamos que ya tengas un poquito más claro de qué va todo esto del protocolo antiguo y el nuevo, la convivencia de ambos y las perspectivas de futuro. Y no lo olvides, si quieres dar el paso y cambiar de tarifa, de compañía o contratar nuevos servicios, el servicio de personal shopper de Ysi te lo pone en bandeja. Nos cuentas lo que necesitas y lo bordamos. Incluso creamos para ti combos con diferentes servicios de diferentes operadores. Lo nunca visto y la mejor opción para ahorrar. Ou Mamma.

Menú