0
4 min

¿Cómo podemos reciclar un móvil viejo?

Cuando cambias de móvil, tirar el viejo no es una opción respetuosa para el medio ambiente. Te contamos qué hacer con tu antiguo dispositivo.

El móvil contamina antes, durante y después
Métodos para reciclar tu antiguo móvil

No te contamos nada nuevo si te decimos lo necesario que es el reciclaje dentro de la sociedad. Vivimos en un entorno de usar y tirar, donde la obsolescencia programada y la necesidad de gran parte de la sociedad de tener lo último a toda costa y no quedarnos obsoletos en el consumo de dispositivos tecnológicos hace que su vida útil sea desgraciadamente muy corta. 

Quien más quien menos tiene en casa un cajón de sastre con todos los cachivaches, cables y baterías que ha ido apilando a lo largo de su vida. La gran mayoría ya no se volverán a usar jamás, pero Diógenes es poderoso y nos obliga a conservar estos dispositivos, argumentándolo con frases que empiezan con “¿Y si…? y acaban con “...lo puedo utilizar en un futuro?

No te engañes, no lo vas a usar. Y por supuesto, tirarlo a la basura no es opción. El móvil tiene hasta 40 elementos altamente contaminantes, (arsénico, berilio, zinc, plomo níquel y multitud de metales pesados) que si tiras al cubo de basura convencional no vas a contribuir a lo que todos buscamos: un futuro para la humanidad. El objetivo suena a que merece la pena el esfuerzo, ¿no?

El móvil contamina antes, durante y después

Varios móviles apilados

El caso es que no sólo nos plantamos ante la posibilidad de contaminar con un teléfono móvil cuando toca jubilarlo. Su proceso de elaboración también es ampliamente contaminante, amén del consumo energético que requiere, además de los litros de agua gastados por cada dispositivo. 

Pero es que incluso durante su uso, que pensamos que es totalmente inocuo, también contaminamos. Y a los hechos nos remitimos. Se estima que el 2% de la emisión global de gases con efecto invernadero está relacionado con el uso de la telefonía móvil. Cada correo electrónico genera 4 gramos de CO2. Ahora párate a pensar por un segundo la cantidad de móviles que hay en el planeta (más que personas, para que te hagas a la idea). Y la cantidad de mails que puedes recibir o enviar a lo largo de un día. Las cifras son, sencillamente preocupantes. 

¿Qué hacer entonces? ¿No volver a usar un móvil jamás? ¿Volver a la caverna? Existen teorías que afirman que toca una especie de involución forzosa si queremos prevalecer como especie en La Tierra. De primeras, bastaría con intentar llevar a cabo un esfuerzo individual de cara a esas sostenibilidad. No caer en la vorágine de buscar siempre lo último, conformarnos con lo que tenemos. Otra opción es reutilizarlo. Vale que a lo mejor no nos vale para hacer las mejores fotos del mercado, pero puede servir todavía como móvil secundario, o como lugar de almacenamiento. Si las opciones anteriores no te funcionan o el móvil no está operativo, nos queda el punto esencial, que aquí nos ocupa: el reciclaje. 

Métodos para reciclar tu antiguo móvil

Móvil antiguo ya sin uso

Según datos oficiales, en España sólo se recicla el 21% de los aparatos tecnológicos. Una cifra insuficiente y que está agravando esta insostenible situación. Nos deshacemos de 20 millones de teléfonos al año, y eso sin contar los que se quedan encerrados en ese cajón del que os hablábamos antes. Las opciones para reciclar son bastante diversas, y las recogemos aquí: 

  • Puntos de reciclaje: Existen distribuidos por toda la península lugares donde entregar los conocidos como RAEE (residuos de aparatos electrónicos y eléctricos). Fundaciones como Ecolec ponen a disposición de todos un mapa interactivo al que puedes acceder aquí donde encontrar el punto de reciclaje más cercano a tu hogar. 

  • Ayuntamientos repartidos por toda la geografía española también recogen móviles

  • Empresas (tecnológicas y no) ofrecen también este servicio de recogida, para sus trabajadores pero también para gente externa. Desde Pepsi a LG pasando por panaderías. 

  • También podrás realizar esta entrega en múltiples colegios y universidades

Además de estas formas, dispones también del conocido como reciclaje solidario. Muchas ONGs, como es el caso de Oxfam Intermón, ofrecen la posibilidad de donar tu viejo dispositivo. Puedes enviarlo de forma gratuita por servicio postal prefranqueado, venderlo a través de Movilbak para donar el dinero a Oxfam o si te haces con unos cuantos (a partir de 30) gestionar con Oxfam la recogida de estos dispositivos. También Amnistía Internacional lleva a cabo este servicio. Puedes consultar aquí sus características. 

Pero como has visto en este punto anterior, también puedes sacarte un dinerillo para tu propio bolsillo. Que mola más ser solidario siempre, pero a veces nos vemos algo apurados económicamente y nunca está de más. Para ello, puedes contar con plataformas como la que os contamos de Movilbak. Según dicen, recogen cerca de 20.000 unidades al día. También hay otras empresas con un cometido similar, como Zonzoo , The Phone HouseDinero & Móviles o Móviloff. 

Sea cual sea tu determinación, por favor, nada de tirar tu dispositivo a la remanguillé. Nuestra generación y las que están por venir te lo agradecerán. El futuro del planeta está en nuestra mano.


Menú