0
2 min

Un meteórico ascenso

Xiaomi se consolida como la gran dominadora de la gama media.



Hace demasiado poco tiempo, si alguien te decía que tenía un Xiaomi le mirabas con ojos de loco. A otro se va a ir este a trollear, que yo ya tengo una edad. Seguro que le preguntas “¿un qué?” y te hace una rima fácil y te deja en ridículo a carcajadas. Pero no, si alguien hace unos años te dijo que tenía un Xiaomi y le miraste con ojos de pantera, es el momento de pedirle perdón. No era sino un visionario que supo subirse al carro del éxito precoz.

Ahora todos estamos dispuestos a subirnos, y es que la expansión de esta marca china está siendo exageradamente veloz. 2017 ha sido para ellos el año clave. Acostumbrados como estaban a moverse como pez en el agua dentro del mercado chino e indio, fue en este año cuando tomaron la determinación de expandirse internacionalmente. Un mercado ahí fuera de teléfonos Android estaba deseoso de ser saciado con terminales de gama media que realmente merecieran la pena a precios muy razonables.

Una expansión internacional sin dejar en ningún momento de lado sus dos mercados principales, por supuesto, donde, lejos de perder su hegemonía, la están reforzando a toda máquina. En todo el país de India se vendieron en 2014 cerca de diez mil dispositivos. A día de hoy disponen de una cuota de mercado estimada en un 30%, con más de nueve millones. Esto ha servido para destrozar al que ahora es su principal competidor en aquellas tierras, Samsung.

En 2017 llegó con todo el equipo a Europa, y lo hizo entrando por España, uno de los mercados donde mejor se ha acogido a la marca. A nivel global empieza a ser encomiable el posicionamiento de la marca, y para muestra, un botón. Xiaomi Redmi 5A es el único móvil Android entre los 5 smartphones más vendidos en lo que llevamos de año. Pero en 2018, lejos de estancarse, tienen prevista una agresiva campaña para desembarcar en otros lugares, como Italia, Austria, Alemania, Irlanda y Suiza. El siguiente paso llegará con la llegada del gigante asiático a Estados Unidos, previo paso por la salida en bolsa de la compañía. Y el futuro allí se presenta incierto, después de que otras compañías asiáticas como Huawei o ZTE hayan sufrido prohibiciones y vetos por parte de la industria estadounidense.

Además, lejos de apostar el 100% en el agreste mercado de la telefonía, también está dejándose la piel de cara a convertirse en sinónimo de la movilidad limpia. A su flota de económicos patinetes eléctricos, que están causando sensación, se une ahora el anuncio de un ciclomotor eléctrico con autonomía de más de 120 kilómetros que costará menos de mil euros, un precio mucho más bajo que el de cualquier scooter eléctrica que esté actualmente en el mercado. Se llamará Super Soco y verá la luz en China a finales de este mes de mayo.

Menú