0
2 min

Una nueva revolución SIM

Quédate con su nombre: se llama iSIM y es el futuro.

A ver, repite con nosotros. Se llama iSIM. Vale que así de primeras pienses que se llama ysi... , porque sientes una auténtica veneración hacia nosotros y nuestro modo de recomendarte en el mundo de las telecomunicaciones. Es comprensible, las cosas bien hechas bien parecen. Pero prometemos que en este caso específico no hemos tenido nada que ver con la patente de esta nueva tarjeta que parece más que dispuesta a asentarse con fuerza y revolucionar el mercado.

La evolución de las tarjetas SIM en el tiempo en el que la telefonía móvil se encuentra presente en nuestras vidas ha sido toda una constante. La intención a lo largo de todo este tiempo ha sido que la propia tarjeta ocupe un espacio cada vez más pequeño, y esa ha sido la tendencia al alza. Ahora, la empresa AMR pretende dar un paso más creando la iSIM. Una tarjeta necesaria para el funcionamiento del móvil pero que vaya integrada dentro del procesador del dispositivo, con un tamaño tan minúsculo que sorprende.

Para lograr hacernos a la idea, no está de más recordar el proceso que ha tenido hasta la fecha la tarjeta SIM. Dentro de las tarjetas SIM nos topamos con diferentes tamaños, dependiendo de si se trata de una tarjeta Mini SIM (25x15mm), Micro SIM, que llegó a nuestras vidas en 2003 y cuyas dimensiones eran 15x12mm, y finalmente la Nano SIM, la más pequeña de su familia, con unas dimensiones de 12,3x8,8 mm.

Después en 2016 apareció la eSIM, una tarjeta que todavía está luchando por homogeneizar el mercado, que cuenta con unas dimensiones de 6x5mm. La cosa, como veis, se vuelve chiquitica por momentos. Pues bien, según AMR, empresa encargada de desarrollar la iSIM, esta alcanzará un tamaño de una fracción de milímetro cuadrado. Lo que viene siendo microscópica, e integrada como hemos dicho dentro del propio procesador.

¿Y por qué tan condenadamente pequeña? Primero, porque hay que tener en cuenta que en dispositivos pequeños como son los móviles, cada micromilímetro cuenta y puede ser convenientemente utilizado. Y segundo y fundamental, porque de cara al Internet de las cosas (del que os hablamos largo y tendido en esta tendencia) sería una herramienta muy necesaria de cara a su correcta implementación.

Dos ventajas surgen de primeras cuando pensamos en las iSIM. En primer lugar, utilizará un sistema operativo propio, denominado Kirgen, que promete una mayor seguridad. Además, esta nueva tarjeta tiene previsto reducir los costes para los fabricantes de las tarjetas. De primeras, parece que todo son ventajas, pero está por ver si conseguirá imponerse a otros proyectos análogos.

Menú