0
2 min

Mac se resquebraja

Un fallo crítico deja a los ordenadores de Apple al descubierto.



Tener un Mac ha sido siempre sinónimo de cierta seguridad. De me relajo un poco, que esos virus que asolan vuestros PCs no tienen cabida en mi precioso y funcional dispositivo. Ha sido históricamente uno de los orgullos de Apple, aunque ahora se avecina un tsunami de proporciones épicas para la compañía de la manzanita mordida.

Un fallo de seguridad del sistema operativo de los Mac en su última versión, llamada High Sierra, puede poner en peligro millones de terminales. Este fallo permite entrar en el sistema con privilegios de superusuario a cualquier persona. De este modo se puede conseguir fácilmente acceso a todo el contenido almacenado en el dispositivo. Conviene recordar que es un fallo que afecta nada más a este último sistema operativo, que vio la luz en septiembre, con lo que, si tienes otra versión antigua, de momento no debería preocuparte.

El problema se acrecenta al entender que se trata de un fallo muy sencillo de reproducir. Es tan fácil como identificarse como superusuario (root) en la pantalla de inicio, dejar el botón en blanco y pulsar en repetidas ocasiones el botón de acceso. Así, podremos tener acceso a todos los recovecos del sistema, pero también se puede realizar de forma remota si los equipos tienen activada la función de compartir escritorio (que por defecto está desactivada de fábrica).

Pues ya os podéis imaginar la polvareda que se ha levantado. Desde la compañía han declarado que se trabaja en una actualización en pos de solucionar el problema, pero como primera acción a realizar por un usuario susceptible de sufrir el problema conviene crear una contraseña segura para este superusuario/administrador (o usuario root). En este enlace indican cómo hacerlo sin problema (aunque está disponible solo en inglés).

La cosa ha accionado todas las alarmas no tanto por su gravedad intrínseca, que la tiene, sino también por el peculiar modo que ha tenido Apple de gestionar el entuerto. Habitualmente, el modus operandi comprende que se lleve a cabo la comunicación del problema a los usuarios acompañada de un parche que sirva para erradicar ese mismo problema, pero en esta ocasión no ha sido así. Fue comunicada en un escueto tweet por un programador de la compañía, lo que, sin solución en nuestras manos, se convierte en poco menos que un suicidio para los usuarios.

Algunas voces disonantes salen de las gargantas de muchos usuarios, que se disponen a sacar los tambores de guerra contra la gigante empresa, ya que consideran que está dejando de lado la informática tradicional para centrarse mucho más en el mundo del móvil, dándole prioridad al sistema operativo iOS y a sus continentes (Apple Watch, iPhone, iPad) antes que a cualquier actualización para sus ordenadores de mesa y portátiles.

Menú