0
3 min

El futuro de la bateria

Es esencial dentro del uso de nuestro teléfono, y parece que nos acercamos a una mejora sustancial de sus prestaciones.



Luego te escribo, que me estoy quedando sin batería. Cada vez te quedas menos sin cobertura, pero lo de quedarse sin batería es una constante preocupante. Pasan los años y parece que, las baterías, lejos de perfeccionarse y evolucionar, cada vez duran menos. Y no es cierto, lo que ocurre es que extrañamos la duración de aquellos ladrillos en forma de Nokia que aguantaban tres días sin cargar, sin caer en la cuenta que las limitaciones del propio teléfono hacían que el consumo de batería fuera irrisorio en comparación con el actual. Tener Facebook, una cámara del copón, google maps y ochenta mil juegos con mayor requerimiento que la serpiente es lo que tiene.

Así, a día de hoy las compañías le dedican tiempo y dinero a conseguir mejorar esta prestación, ya que, reconozcámoslo, es un bajón tener que cargar un dispositivo cada ocho horas. Y más hoy día, cuando la nomofobia que padece toda la población nos obliga a salir a la calle con un 99%...por lo que pueda pasar.

Un sistema de carga rápida se antoja como el siguiente salto cualitativo que puede llevar a cabo un smartphone, y varias compañías están dejándose la piel y los euros de cara a conseguirlo. Para ello, la llave parece encontrarse en el desarrollo de los supercondensadores, un dispositivo de naturaleza electroquímica de elevada densidad energética y alta eficiencia, con ciclos de funcionamiento largos y amplios rangos de temperatura y tensión. Ya están presentes en la actualidad dentro de muchos aparatos, como memorias de ordenador, cámaras de precisión, relojes o coches de carácter híbrido, y son la clave para llevar a cabo las cargas de nuestros dispositivos móviles en cuestión de segundos.

El mayor problema de estos dispositivos radica en que, de momento, poseen una capacidad de almacenamiento baja, si bien es cierto que los investigadores han conseguido duplicar la energía que puede almacenar el supercondensador, con lo cual pueden hacer más pequeños los dispositivos y asemejarlos cada vez más al tamaño que puede tener una batería de teléfono convencional. Cargar en segundos una batería bien merece tal empeño.

Pero hay más avances. Una empresa francesa llamada Dracula Technologies está desarrollando un sistema mediante el cual podríamos cargar nuestro dispositivo móvil mediante luz ambiental. Y no solo la solar, no hace falta que pongas el teléfono debajo de una ventana luminosa, ya que podrá abastecerse también de luz artificial. Ponlo también debajo del flexo y santas pascuas. La recepción y almacenaje de energía se realiza mediante unas células flexibles que conforman capas y se pueden poner en cualquier sitio, desde sombrillas a camisetas.

De momento, esas alternativas son futuribles, y están en diferente grado de desarrollo. Lo que en verdad es tangible hoy día es la nueva batería que acaba de sacar (cómo no) Tesla. La empresa de Elon Musk acaba de comercializar dos tipos de baterías portátiles. Una se llama Powerbank, tiene un diseño más que precioso, pero con características que ya obtenemos en otros cargadores y a un precio bastante elevado, de 45 dólares norteamericanos (por el momento solo se ha comercializado allí). La segunda, de nombre Desktop Supercharger, no es sino una réplica de la potente batería que usa Tesla para cargar sus coches, pero en formato de bolsillo. De esta poco se sabe aún, si bien parece que de primeras solo podría engancharse a un dispositivo como el iPhone, ya que no tiene entrada para teléfonos con Android.

Seguiremos a la espera de nuevas confirmaciones y te las contaremos en ysi… Esperamos que te dure la batería hasta entonces.

Menú