0
3 min

Pagar con una sonrisa

VISA pretende que en nada y menos puedas pagar la cuenta mediante un selfie. Te contamos más sobre este innovador adelanto.



Históricamente al ser humano se le ha facilitado eso de pagar. Un trago tan amargo ha de ser por lo menos flexible. El ejemplo más ilustrativo: En algunos establecimientos de toda la vida pudimos pagar con pesetas muchos años después de que llegara el Euro. En sociedades tribales (e incluso en cualquier gran ciudad en pleno siglo XXI) el trueque se ha constituido como una alternativa interesante, un revival que se extiende en pequeñas comunidades. Bancos de tiempo en los que uno ayuda a la comunidad con lo que puede o sabe hacer, en pos de complementar lo que hacen otros, y recibe la ayuda y el trabajo de estos mismos vecinos.

Paypal, Bitcoin, pagar con un cheque al portador, en acciones, mediante agar se puede pagar de muchas maneras, como hemos visto. Y no dudamos que al efectivo de toda la vida, aka cash para los que gustan del anglicismo, todavía le quedan algunos años para colear. Pero es evidente que poco a poco y haciendo mucho ruido, las tarjetas se han consolidado como el principal modo de abonar una cuantía. Ya sean de crédito o de débito, tarjetas de compra de un establecimiento concreto o diversas tarjetas descuento.

Pero claro, si sois asiduos lectores de las tendencias tecnológicas que os contamos en ysi... sabréis tan bien como nosotros que todo evoluciona a una velocidad vertiginosa, y a la hora de realizar pagos no podía ser una excepción. Que si contactless, que si es de pin o no...después llegó el uso de un dispositivo esencial en nuestras vidas: el móvil, una herramienta vital del día a día, del que no nos separamos en circunstancia alguna, y que evidentemente debía de servirnos a tal fin. Algunas aplicaciones de las entidades bancarias nos permitían realizar pagos usando la pantalla de nuestro teléfono, pero está claro que nunca es suficiente y había que ir un paso más allá.

Este paso más allá es pagar mediante un selfie. La idea está siendo puesta en práctica por Visa. El gigante del mundo financiero está poniendo su esfuerzo en depurar una tecnología que busca permitir a los bancos integrar varios tipos de datos biométricos en la aprobación de pagos mediante las tarjetas de crédito. Entre ellos, se está sopesando la propia huella dactilar, pero también aspectos como la voz o la propia cara.

Así, los usuarios podrían estar obligados a hacerse un selfie de cara a verificar una compra en línea, y acompañarlo de otra fotografía del DNI, pasaporte, permiso de conducir o cualquier otro documento para cerciorarse por partida doble.

Esta tecnología puede contribuir en gran medida a ponerle fin a una lacra que a día de hoy golpea con fuerza. De cada seis transacciones que se realizan en el mundo virtual, una de ellas es rechazada por posible fraude. El usuario podría también escoger el método biométrico de certificación que más le apetezca, ya sea mediante selfie, voz o huella dactilar. Todo sea por conseguir un mayor grado de seguridad en algo tan delicado como el pago vía internet.

Menú