0
2 min

Las tarifas ilimitadas son tendencia en Europa

Se abren paso en Europa satisfaciendo la demanda de muchos usuarios, y cada vez a un precio más competitivo.



En una sociedad cada vez más conectada, donde el móvil se convierte en el complemento estrella con el que aunar entretenimiento con trabajo, huelga decir que para los usuarios es más que necesario disponer de una buena cantidad de gigas. En nuestro país, donde los habitantes nos gastamos de media 192 euros solo en la elección del dispositivo móvil, hubo un conato de abaratamiento en las tarifas de las operadoras. Consistía fundamentalmente en momentos puntuales de reducción de velocidad producidas por una saturación de la red. Desde entonces, todas las compañías son conscientes de que se trata de una demanda por parte del usuario, ávido de contenidos más pesados, gracias en parte al crecimiento exagerado del consumo del formato vídeo.

Fuera de nuestras fronteras, tanto en Estados Unidos como en Europa, es tendencia desde 2016 una vuelta a ese concepto primigenio de tarifas ilimitadas. Si bien es cierto que con algunas consideraciones de letra pequeña, relacionadas fundamentalmente con prohibición del uso del tethering, limitaciones de velocidad / gigas, reducción de calidad del vídeo. Aspectos que nunca debería contemplar una tarifa ilimitada real.

En Europa ya son bastantes países los que ofrecen este tipo de tarifas, y lo que es más importante, a un precio de lo más competitivo. A día de hoy podemos conseguir una tarifa ilimitada a 20 euros gracias a algunas compañías, aunque bien es cierto que todavía se trata de ofertas rompedoras que vienen de la mano de empresas dispuestas a reventar el mercado. Esta “locura” está funcionando bastante bien y parece que se convertirá en una tendencia a lo largo de los próximos meses.

En países como Letonia y Holanda existe incluso más de un operador que ofrece esta posibilidad, aunque bien es cierto que por regla general se trata de una sola operadora dispuesta a hacerse con el pedazo más grande del pastel de las telecomunicaciones.

En nuestro país, por su parte, las empresas se muestran cautas ante los movimientos en Europa. De momento, ninguna compañía se ha mostrado decidida a dar el paso, aunque bien es cierto que será tan solo cuestión de tiempo. Lo que tarde esta implementación irá en función del éxito de estas compañías en el extranjero. A día de hoy deberemos conformarnos con la bajada progresiva de precios que se ha llevado a cabo, dejando en ocasiones el precio del giga a un euro, aproximadamente.

Ah, y si teníamos en mente eso de contratar alguna tarifa del extranjero, mejor dejemos volar a ese pajarillo herido. Casi todas las ofertadas con estas características son de contrato, y piden tener una cuenta bancaria abierta en el país en el que se contrata la línea. Además, las normas del roaming gratuito en Europa sirven para ponerle coto a este tipo de prácticas. En otra ocasión será, de momento échale paciencia.

Menú