0
3 min

Epidemia global

Tras lo sucedido durante los últimos días a escala mundial. ¿Está tu equipo protegido contra los nuevos virus informáticos?

¿Qué hacer para protegerme?


Se para el mundo. Hemos vivido, según comentan los expertos, una de las peores crisis planetarias de los últimos años. Y no. No se ha producido porque algún país haya decidido a atacar a otro, ni porque un grupo terrorista haya realizado una matanza en cualquier ciudad del mundo, ni siquiera porque la naturaleza, reclamando lo que es suyo, haya arrasado una zona. Ha pasado por el colapso de los miles de ordenadores que se han visto infectados por un virus de tipo ransomware. Es el mundo en el que vivimos. Cualquiera de nosotros estamos expuestos a un ataque de estas características, e incluso cualquiera de nosotros podemos realizar ese mismo ataque. Lo único necesario es tener un equipo conectado a la red, determinados conocimientos y el tiempo necesario para llevarlo a cabo. Sin embargo, todavía existe un gran desconocimiento sobre estos nuevos virus y formas de delinquir, así que, desde ysi… nos hemos propuesto hacer una pequeña guía con términos y maneras de actuar para que nunca os pillen fuera de juego.

Lo primero que tenemos que conocer es que todos estos programas “maliciosos” que infectan nuestra computadora, sin que nosotros lo hayamos permitido, se llaman Malware (y aunque no queremos ser alarmistas, estamos rodeados). Después, este malware lo podemos clasificar en dos grandes grupos: Virus y Gusanos.

La diferencia entre ambos es bastante sutil. Sin entrar en términos más profundos, un virus necesita de un archivo infectado para poder extenderse (y en algunos caso la acción humana) en cambio el gusano es capaz de replicarse a sí mismo, con lo cual su virulencia es mucho mayor que la de su “primo”.

Después, entre otros muchos, encontramos estos tipos:

Backdoors y Troyanos: Sirven para abrir una pequeña puerta trasera (como su propio nombre indica) dentro de un ordenador, para que el atacante se pueda conectar cuando quiera. Aunque entre ellos existen varias diferencias, si nuestro equipo está infectado, estaremos expuestos a que sea controlado por terceros con cualquier fin.

Spyware: Son programas que recopilan nuestra actividad y nuestros datos para filtrarlos a terceros, generalmente con fines publicitarios. En muchas ocasiones no nos enteraremos de su presencia, pero en otras este malware es tremendamente invasivo y nos dificultará en gran medida la navegación por la red. Entre los tipos de spyware que existen, podemos encontrar: los Adware, que nos mostrará pop ups no solicitados o instalará marcadores en los navegadores, y los Hijackers que básicamente secuestran nuestro navegador e incluso son capaces de re-dirigirnos a página que no hemos pedido (ideales para hacer phishing).  

Keyloggers: Literalmente sirven para grabar todo lo que introducimos por el teclado. Son especialmente peligrosos si introducimos contraseñas o números de tarjetas de crédito.

Stealers: Muy parecidos a los keyloggers. Este tipo de programas recopilan todas las contraseñas que tenemos guardadas en nuestro equipo. Por supuesto con fines de ser re-enviadas a terceros.

Rogue: Es un tipo de Malware que hace creer al usuario que su equipo está infectado, induciéndole a comprar un software para eliminar la amenaza.

Ransomware: Son programas que encriptan determinados archivos. Literalmente secuestran la información obligándote a pagar para que vuelva a ser accesible.

¿Qué hacer para protegerme?

Lo primero que tenemos que saber es que no existe la protección al 100% Sin embargo desde ysi… te podemos dar algunos consejos para hacer más seguro tu equipo.

  • Tener la última versión del Sistema Operativo. Con ello nos aseguramos de tener parcheadas las vulnerabilidades que pudieran existir.
  • Siempre, tener activo y actualizado el antivirus. Además, es conveniente realizar escaneos de nuestro disco duro con frecuencia.
  • Navegar por sitios conocidos. Cuanto más bucemos en las profundidades de la red, más nos estaremos exponiendo a infectarnos con cualquier malware.
  • Siempre, instalar / ejecutar aplicaciones y programas conocidos que hayamos pedido y/o descargado activamente.
  • Realizar copias de seguridad de nuestros archivos más sensibles. Y, a ser posible, tenerlos en una computadora sin acceso a internet.
  • Siempre, que nos pidan incluir contraseñas y/o datos bancarios, debemos estar seguros de que estamos en la página real de nuestra entidad o de la tienda en cuestión.
  • En caso de que suframos una infección ransomware, nunca pagar a los ciberdelincuentes e informar a la unidad de delitos telemáticos de la Policía.
  • Por último, si somos conscientes de que nuestro ordenador está infectado, debes aislarlo, desconectando internet y la red local (en caso de estar conectado).
Menú