0
2 min

Las profundidades de Internet

Te introducimos en el submundo de la deep web.

Lo que antes era un secreto a voces cada vez es un dato más conocido por parte del usuario medio de Internet. Más del 90% de todos los contenidos que existen en la web no están indexados. Es decir, no se puede acceder a ellos por los medios tradicionales usando la infinidad de buscadores que conocemos.

Básicamente y, para los más profanos, esta deep web o darknet sería exactamente lo opuesto a la Internet superficial. Imaginaos un profundo mar de datos, páginas, informaciones, tiendas, foros, redes de intercambio de archivos…, tan inmenso que es imposible de abarcar. Para que os hagáis una idea, en el año 2010 algunas estimaciones decían que podría tener un tamaño de más de 7500 petabytes (1 petabyte=1015 bytes) mientras que la Internet superficial se estimaba con un tamaño de 19 terabytes (1 terabyte=1012 bytes) de contenido. 

Haciendo una analogía, podríamos definir Internet como un enorme iceberg. La Internet que usamos normalmente, con la que estás leyendo este artículo, sería la punta. El resto es la deep web.

Por supuesto, acceder no está al alcance de todos, debes de contar con ciertos conocimientos de informática. Debes entrar con un navegador anónimo, conocido como TOR y saber el manejo de la divisa “oficial” de esa zona, el Bitcoin. Nosotros nunca te vamos a recomendar que entres a explorar este mundo, sobre todo si no cuentas con las herramientas necesarias. ysi… decides entrar, hazlo siempre bajo tu propia responsabilidad. 

Por supuesto, al tratarse de una red anónima global, su uso genera gran controversia en todos los estamentos sociales. Determinados sectores y grupos de población la defienden alegando que es una red libre, donde cada usuario es responsable de sus actos y donde por fin puedes manifestar tus expresiones sin miedo a ser rastreado por los Gobiernos. Por el contrario sus detractores afirman que se trata de una red donde la delincuencia ha encontrado un fértil ecosistema para desarrollar sus actividades ilícitas. Sea como sea, ni somos quiénes para juzgar, ni vamos a entrar en el debate. Lo que sí os vamos a dejar es un pequeño detalle que os puede resultar ilustrativo. El famoso portal Wikileaks, dedicado a filtrar documentos comprometidos con determinados Gobiernos y Corporaciones, nació y se desarrolló dentro de este sub-universo. 

Os volvemos a advertir sobre su uso. No es algo para tomarse a la ligera sin contar con las capacidades necesarias aunque, por supuesto, la decisión es vuestra.

ysi… estáis interesados en el tema, os recomendamos el documental Deep Web sobre el arresto y el posterior juicio del creador del Silk Road, un portal de comercio electrónico alojado en la web profunda. Lo puedes ver en Netflix.

Menú