Así serán las series del futuro

Series

Así serán las series del futuro

Por Christian Val

  • 0
  • 0

Se auguran grandes cambios en el formato y en la interacción con la audiencia

Si sois seguidores de ysi...tendréis más que claro que todo evoluciona a nivel tecnológico a una velocidad completamente desbordante. El cine y las series, por supuesto, no podían ser una excepción. Hasta ahora, la evolución del séptimo arte (y su primo pequeño, las series, nuevo opio del pueblo que no es más que grandes películas fraccionadas en varios capítulos para generar una sensación de adicción que ríete tú de los barbitúricos) se había llevado a cabo mejorando tecnológicamente el modo de plasmar esas imágenes en movimiento. Desde aquellas primeras proyecciones donde la gente salía huyendo aterrorizada ante la llegada de un tren, la cosa ha pegado un salto cualitativo interesante. Pantallas gigantes en casa, sonido envolvente, una resolución nunca antes vista, HD, 4K, y todas las nuevas tecnologías que están por llegar. También las grabaciones se nutren de nuevas tecnologías que sirven de herramienta indispensable para directores a la hora de plasmar. Drones, cámaras de precisión y sobre todo el desarrollo del CGI (Computer Generated Image), es decir, las imágenes generadas por ordenador en labores de postproducción, que han ido ganando peso específico con el devenir de los tiempos hasta convertirse en un trabajo mucho más laborioso que la grabación en sí. Y también es interesante tener presente que otras muchas evoluciones tecnológicas se estancan, o sencillamente desaparecen. Es el caso de la tecnología 3D o la realidad virtual. Ambas necesitan una vuelta de tuerca para convertirse en un elemento necesario en cualquier película o serie. Por el momento, la tecnología no ha terminado de cuajar, y estamos a expensas de que lleguen de forma inminente diversas mejoras, como las proyecciones multidimensionales, donde el espectador disfrutará de un 3D sin la necesidad de portar esas incómodas gafas, pero también diversos movimientos en su butaca relacionados con la película, diversos cambios de temperatura e incluso olores. Una inmersión en toda regla.

La evolución en este campo es, como podemos apreciar, evidente. También lo es en temáticas y contenidos. Del origen del cine, crudo y descarnado, ciñéndose a mostrar imágenes en movimiento sobre hechos cotidianos. Esa salida de los obreros de la fábrica Lumière en Lyon Monplaisir o esas imágenes tomadas en la Plaza del Puerto en Barcelona de 1896. La narrativa y la ficción desembarcarían pronto en las producciones, para asentarse hasta nuestros días, donde la temática se ha diversificado hasta límites insospechados, pero razonables. Desde la superproducción destinada al blockbuster pasando por los metrajes de terror filmados en un increíble plano secuencia, hasta llegar al cine de animación, cada vez más evolucionado y utilizando técnicas que ríete tú de la laboriosa (pero encantadora) máquina de multiplanos que mostraba al mundo un revolucionario Walt Disney.

Avatar dejó llorando en una esquina al viejo y criogenizado Walt. Pero y ¿qué pasa con respecto a los géneros? Acción, hiperrealidad, comedia, drama, documental, ciencia ficción. Parece que todos los palos creativos ya están sobre la mesa, y que tan solo podemos alcanzar ideas novedosas que resulten del cruce de estos géneros, o de la revisión de antiguos clásicos. A lo sumo experimentos visuales y conceptuales como el que supuso el cine dogma 95, que supuso esa ebullición cinematográfica danesa que descolocó al mundo durante algunos años y quedó en algún polvoriento, rebajando su existencia a anécdota. El intento con mayor intención de cambiar el cine desde los filmes de Jean Luc Godard. Después, lo digital se ha ido comiendo al celuloide, que ha quedado relegado poco menos que para auténticos realizadores románticos.

Parece pues todo inventado. Pero a lo mejor es porque, hasta ahora, nadie había puesto la lupa sobre el formato. Un ente lineal, con su presentación, nudo y desenlace (aunque Tarantino quisiera hacerlo añicos con Pulp Fiction) que se ha mantenido impepinable desde que el cine echara a andar. Pues bien, ahora la tecnología parece ofrecer una nueva salida, un elemento extra que puede cambiar para siempre la percepción del cine y las series que hasta ahora dábamos por normal. Se trata de la interacción del usuario con los contenidos que visiona. Algo que va mucho más allá de echar un par de lagrimillas en la comedia romántica de turno o taparse los ojos cuando se rompe la ventana de esa mansión embrujada.

Si ya soplas unas cuantas velas esta tarta que es la vida, recordarás (con cariño o sin él) aquella eclosión exagerada en los noventa de libros que ofrecían al lector diferentes rutas narrativas. Al finalizar una página, se nos ofrecían diferentes opciones, que desembocaban a su vez en diferentes páginas, para ir elaborando así nuestra propia aventura en función de nuestros gustos, preferencias o intuiciones. Muchas de ellas acababan con un recorrido a la página 46, donde una araña chupaba tu calavera tras haber caído en su red trampa. Entonces volvías a la página anterior y tratabas de rehacer el entuerto. Trampa, sí, pero garantizaba que podías disfrutar de la lectura algo más de tiempo. Un formato que a día de hoy vuelve a florecer, en este caso mediante el formato de aplicaciones para dispositivos móviles que acumulan miles de descargas. Una segunda juventud.

Pues bien, inmersos como estamos en la época de mayor florecimiento de las plataformas VOD (Video On Demand), con HBO y Netflix a la cabeza, la revolución puede estar a la vuelta de la esquina. Y puede copiar el proceder de estos libros de “Escoge tu propia aventura”. No resulta para nada complejo que estas plataformas adopten esta trama interactiva. Parón en un momento determinado del capítulo, decisión al canto con doble ventana et voilà, el mando del telespectador hará el resto, seleccionando el camino que quiere que recorran los protagonistas. Además, así se garantizan varios visionados de una misma serie o película, tanto si nos ha gustado el sendero escogido como si lo hemos odiado y volvemos a la bifurcación para tratar de mejorarlo.

Pues bien, parece que el encargado de abrir el melón no es otro que Charlie Brooker y su afamada serie Black Mirror. Una producción británica que desde su primer capítulo, en el que se ponía en una tesitura más que compleja al primer ministro británico, con cerdos y sucesoras a la corona secuestradas de por medio, ha resultado ser contestataria e ir un paso por delante en la psicosis social generada por las nuevas tecnologías y las redes sociales. Futuros distópicos donde la deshumanización de nuestra especie llega a tornarse grotesca, y donde la tecnología que pretende supuestamente mejorar nuestra calidad de vida nos convierte en esclavos del sistema.


El anticipo de lo que será la nueva temporada, prevista para 2019, llegará en navidades de este 2018. Y lo hará con este formato en el que podremos seleccionar el destino de los protagonistas de esta experiencia piloto. No es la primera vez que se hace algo similar, ya que el propio Netflix hizo algo parecido con la serie de animación sobrelas aventuras del gato con botas. Ya se podían aquí escoger decisiones narrativas, si bien es cierto que la poca entidad de la serie y que vaya encaminada a un público netamente infantil le quitó cierta repercusión a la cosa.


¿Será este el enfoque que acabe triunfando en el mundo del cine y las series? Es evidente que de primeras parece un objetivo realizable tan solo por grandes producciones, capaces de multiplicar metraje para ofrecer diferentes alternativas. También hay que tener en cuenta que los videojuegos llevan décadas poniendo este paradigma en práctica, permitiéndonos la posibilidad de meternos de forma inmersiva y total en la piel de un personaje y manejarlo a nuestro antojo. Pero si finalmente acaba imponiéndose este formato,tendremos que acostumbrarnos a abandonar nuestro rol netamente pasivo y convertirnos en guionistas de andar por casa. Y eso sí, tener el mando a distancia muy a mano, por lo que pueda pasar.

COMENTARIOS

Comentarios

YsiAdmin hace 2 meses

Comparte tu opinión y experiencia sobre: Así serán las series del futuro

  • IconoFavorite/White Created with Sketch. Añádelo en mis favoritos